Posted by : senzey ramen miércoles, febrero 01, 2012

Un cerdo que no vuela sólo es un cerdo… Prefiero ser un cerdo que un fascista.
Está claro que toda la obra del maestro Hayao Miyazaki es más que recomendable. Los chicos la disfrutan. Los grandes la alaban. Si bien las miradas hacia su trabajo se multiplicaron después de El viaje de Chihiro, años antes La princesa Mononoke y Nausicaä del Valle del Viento también fueron elogiadas. Pero hay entre sus películas una con menos reflectores que, sin embargo, tiene tintes de grandeza: Porco Rosso, nuestra recomendación de la semana.

La vida de Porco Rosso (el “puerco rojo”) básicamente es acerca de conquistar el cielo con un atuendo rojo, elegante, a la vez que con maestría y soledad. Se trata un poco de hacer alarde de valentía y amistades de escala en escala. Gina, por su parte, es su gran amiga y confidente, que administrando un hotel espera la llegada del amor. Y Fio, que siendo bella y habilidosa es el arquetipo de la mujer de espíritu libre, sujeto a su propia voluntad.

Con esos ingredientes, Miyazaki construye una historia de aventuras y romance, fiel a sus referentes histórico-culturales: la II Guerra Mundial, las máquinas voladoras, la sociedad europea. Fiel a sus ejes ético-emocionales: la amistad, el valor, el perdón, las batallas entre el bien y el mal.

Mizayaki es un genio para transmitir emociones complejas de manera sencilla y Porco Rosso no es la excepción. En esta película logra transgredir la pantalla con metáforas de compañerismo, añoranza de los buenos tiempos, y mucho respeto hacia las mujeres: de hecho, las catapulta positivamente sin necesidad de aburridos discursos de género.

Visionar hoy Porco Rosso es aproximarse a un mundo casi desaparecido, donde el honor, la verdad y el heroísmo son virtudes admirables, y no un cuento de hadas que solo habita en el mundo de Disney.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Popular Post

- Copyright © Subeteanime: -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -