Posted by : senzey ramen sábado, septiembre 24, 2011

Muchas veces los hermanos llegan a ser muy diferentes. Esto se puede apreciar perfectamente en esta película de animación, Umi no Mizu wa Naze Karai —海の水はなぜからい—, producida en 1935 y dirigida por Yasuji Murata. La película nos muestra la leyenda popular japonesa que explica el origen de la sal.
Un avaricioso y adinerado hombre no desea compartir sus bienes con su humilde y bondadoso hermano. Un buen día, el hermano pobre salva a un anciano de caer desde lo alto de un puente. Este, como agradecimiento, le da una comida muy solicitada por los pequeños seres que habitan el bosque. El buen hombre decide ir y ofrecerles esta comida a cambio del mortero de los tesoros, que concedía cualquier deseo. Gracias a este utensilio, el hombre cambió su fortuna, convirtiéndose en el hombre más rico, y a la vez más amable, de la ciudad. Su avaricioso hermano termina robándole el mortero y se escapa en una barca hacia una isla desierta para vivir la vida sin dar un palo al agua y disfrutando de todos los lujos. En medio del viaje, descubre que se le ha olvidado llevar sal para la comida, por lo que le pide al mortero algo de sal. Sin saber como parar aquel utensilio, finalmente la barca termina hundiéndose por el peso de la sal, el hermano avaricioso acaba devorado por los tiburones y el mortero sigue expulsando sal hasta nuestros días.

Muchos debemos agradecerle a Yasuji Murata todas las obras que hoy en día disfrutamos en esta afición, ya que él fue uno de los animadores pioneros en el desarrollo de anime. Se instruyó en este oficio gracias a las técnicas de animación de Sanae Yamamoto, lo que le ayudó a centrarse en la realización de producciones animadas de carácter educativo para el estudio Yokohama Cinema. Es conocido, junto a Noburō Ōfuji, como un maestro de la animación de recortes.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Popular Post

- Copyright © Subeteanime: -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -