Posted by : senzey ramen viernes, octubre 28, 2011

La cultura japonesa se caracteriza por un desafío personal de superación que inunda toda la vida de los jóvenes desde edades muy tempranas hasta bien pasada la universidad. Es una competitividad extrema donde no vale sacar buenas notas, sino que tienen que sacar las mejores, no vale ser de los primeros en clase, sino que tienes que ser el mejor. Es tal el nivel de exigencia que tienen lo Japoneses, que al ver que esas expectativas no se cumplen en edades adultas, pueden entrar en estados de depresión.

Una de las consecuencias ante tal competitividad y ante algunas causas tales como males amorosos, y demás cuestiones parecidas, es la del llamado Hikikomori o mejor dicho “estar recluido, apartarse”. Los individuos optan por una reclusión voluntaria haciendo de su habitación su castillo, donde en muchas ocasiones no dejan entrar a nadie, ni si quiera a familiares. Hacen su vida entre esas cuatro paredes, dejando, la sociedad que tanto daños les ha hecho, fuera.

Ante tal reclusión que puede durar algunos días o incluso algunos años, lo jóvenes van perdiendo amistades y habilidades sociales, dejando al joven indefenso ante una posible recuperación de su “libertad”.


El aislamiento, y por tanto falta de estímulos naturales, hace que sus marcos de referencia sean la televisión , el ordenador con internet y los videojuegos, haciendo que sus valores e incluso la forma de relacionarse en un futuro con las personas sea todo lo contrario a lo que debería ser.

Es por tanto un problema que, aunque afecta a sociedades como la Japonesa y en algunos casos la Coreana, se ha ido extendiendo en países como Argentina o España, en un proceso de imitación de jóvenes que ante una presión importante del exterior optan por el aislamiento.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Popular Post

- Copyright © Subeteanime: -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -